La mayor feria europea de la tecnología vuelve a fijarse en la informática

Ni portátiles ni tabletas atraviesan su mejor época. Las ventas de ambos dispositivos han caído de forma significativa a lo largo de los últimos años. En Berlín, sin embargo, vuelven a atraer esta semana todas las miradas. El viernes arranca la feria IFA, la mayor cita europea de la tecnología, y por primera vez en mucho tiempo el PC y las pantallas vuelven a tener protagonismo.

Es, en parte, el fruto de una buena sincronización. Esta misma semana Intel anunciaba una nueva generación -la séptima- de procesadores Core, cerebros digitales para los equipos más potentes que presumen de menor consumo y una mejor optimización para el tratamiento de videos 4K. Con ellos empresas comoAcer o Lenovo han sido capaces de crear equipos mucho más delgados y ligeros, ordenadores híbridos que pueden utilizarse como tableta o como PC convencional.

Lenovo, por ejemplo, prepara para finales de año el lanzamiento de un ordenador de menos de 14,3 milímetros de grosor que tendrá una autonomía de 15 horas, el Yoga 910. Acer ha conseguido crear un equipo mucho más ligero, de 1,1 kilogramos de peso y menos de un centímetro de grosor, Swift 7, que llegará a las tiendas en noviembre.

La cita alemana, que este año aspira a atraer a casi un cuarto de millón de visitantes, se ha convertido en una de las más importantes para el sector por su proximidad a la campaña navideña. Este año, además de nuevos ordenadores, tabletas e híbridos, la industria volverá a dar un impulso a la electrónica vestible, con nuevos modelos de relojes inteligentes y pulseras que miden la actividad física.

Aunque la feria comienza oficialmente el viernes la mayoría de compañías adelantan sus nuevos productos en días anteriores. La coreana Samsung, por ejemplo, ha mostrado hoy una nueva generación de relojes inteligentes que acompañarán a su gama de teléfonos Galaxy.

Los móviles avanzados serán otro de los platos fuertes de la edición de este año. La mayoría de fabricantes de smartphone reservan sus novedades para el Mobile World Congress de Barcelona, que se celebra en el mes de febrero, pero la insistencia de Apple a la hora de renovar el iPhone en otoño está comenzando a alterar los ciclos de desarrollo de los productos de la competencia. Muchosanunciarán estos días nuevos móviles con los que hacer frente a la empresa de la manzana.

Televisores, electrodomésticos, realidad virtual y audio de alta fidelidad completan el catálogo de una feria cada vez más indispensable para un sector que no atraviesa su mejor momento. Según la consultora GfK los ingresos por venta de electrónica de consumo caerán este año un 5% hasta los 811.000 millones de euros.