CONFLICTOS EN QUILLACOLLO EMPAÑAN LA ÚLTIMA PROMESA DE URKUPIÑA

La emoción del último convite se observó en los rostros de los bailarines. Foto Los Teimpos| Martín Numbela

 

La crisis que enfrenta la Alcaldía de Quillacollo con  el cambio de alcaldes empañó la última promesa  a la Virgen de Urkupiña, en la que las autoridades municipales estuvieron ausentes.

Ni el alcalde suplente Zacarías Jayta ni el presidente del Concejo, Víctor Osinaga, participaron de la  inauguración de la actividad.   

Aproximadamente a las  14:30, la imagen de la Virgen que acompaña a las fraternidades folklóricas llegó a las puertas del templo San Idelfonso, en Quillacollo.

En el lugar sólo estaban la vicepresidenta del Concejo Municipal, María Juany Veizaga, y el secretario general del Ejecutivo, Grover Corrales, como autoridades principales.

Corrales dijo que Jayta participaba de reuniones en la Gobernación de Cochabamba para acordar si se declarará feriado por la fiesta de Urkupiña.

“Estaba prevista la hora pero hemos tenido un inconveniente, ya está por salir”, adelantó. Sin embargo, el Alcalde suplente no se presentó.

De manera extraoficial, se conoce que personal de inteligencia recomendó a Jayta no asistir para evitar posibles confrontaciones.

El exalcalde  Eduardo Mérida lamentó la ausencia de las autoridades en esta jornada. “Es una pena que hayan dejado huérfana a la mamita, no ha ingresado por miedo,  pueden nombrar alcaldes a dedo pero tiemblan cuando están frente al soberano”, dijo.

El 17 de julio, Mérida fue alejado por segunda vez de su cargo por una resolución  emitida por el  juez Elvis López.

Del último convite participaron 58  fraternidades. Se estima que para el 14 y 15 de agosto más de 50.000 danzarines y  8.000 músicos alegren la entrada folklórica.

Veizaga  reconoció que hubo dificultades en la última fase de la  organización de la festividad por la falta de  personal en el municipio.  En tanto, explicó que Osinaga tenía un pequeño retraso por percances familiares.

Catedral

Ayer en la mañana, la imagen de la Virgen María de Urkupiña  participó de la misa central en la Catedral de Cochabamba y visitó la Casa de los Niños.  

El arzobispo Óscar Aparicio pidió a la “mamita” traer consuelo, paz y la bendición a los hogares cochabambinos.

 

INTENDENCIA ANUNCIA CONTROLES

El intendente municipal, Antonio Garro, anunció que se contrató a 40 personas más para el control del expendio de bebidas alcohólicas y los puestos ambulantes.

Este grupo se unirá a los 30 guardias que realizan controles actualmente.

Garro recordó que está prohibido el consumo de bebidas alcohólicas a 100 metros  a la redonda de la ruta de los danzarines.

“Estamos haciendo controles frecuentes en locales,  lenocinios, discotecas, karaokes para precautelar la seguridad de los jóvenes”, manifestó.

/Los Tiempos/