SI VUELVE A LLOVER COMO EN FEBRERO HABRÁ OTRO ALUVIÓN EN TIQUIPAYA

EL MUNICIPIO DE TIQUIPAYA FUE AFECTADO POR UN ALUVIÓN CAUSADO POR EL RÍO TAQUIÑA. FOTO OPINIÓN/ NOÉ PORTUGAL

 

La Gobernación informó que los taludes del nuevo cauce del río Taquiña son inestables y si vuelve a llover como en febrero sucederá un nuevo aluvión.

Así informó el secretario de la Madre Tierra, Gonzalo Muñoz Guzmán, ante la Asamblea Legislativa Departamental, a solicitud de la asambleísta de oposición Lizeth Beramendi.

La asambleísta requirió información sobre cuántos municipios fueron declarados en emergencia, cuántos recibieron ayuda, qué presupuesto se asignó y ejecutó desde 2015 hasta 2018, además de cuáles son las previsiones para evitar tragedias como la sucedida en el municipio de Tiquipaya, en febrero de este año cuando se desbordó el río Taquiña provocando que cientos de toneladas de mazamorra y agua cubran las calles y viviendas de varias manzanas, sepultando a cinco personas.

El informe oral fue presentado por Muñoz, quien asistió con su equipo técnico. La sesión estuvo cargada de tensión entre opositores y oficialistas.

RÍO TAQUIÑA Beramendi preguntó a Muñoz qué acciones se están realizando en el río Taquiña para el mantenimiento de esta microcuenca, así como para prevenir deslizamientos en época de lluvias.

Muñoz señaló que por las condiciones de inestabilidad y suelo no consolidado, no es técnicamente recomendable una intervención inmediata con obras hidráulicas diseñadas para un Manejo Integral de Cuencas (MIC). 

Aseguró que “en coordinación con el Gobierno Autónomo Municipal de Tiquipaya se gestiona un proyecto en MIC a ser implementado la gestión 2019 con recursos del Programa Piloto de Resilencia Climática Banco Mundial (BM), mismo que se encuentra en proceso de revisión sobre los criterios de elegibilidad del BM”.

Informó también que “el Servicio Departamental de Caminos (SDC) elabora un perfil de proyecto que propone la construcción de dos obras hidráulicas macizas en la parte baja de la cuenca, entre la `Y’ y la salida de la cuenca”. 

A la consulta de que si conoce la existencia de zonas inestables que generarían nuevos deslizamientos en el río Taquiña, Muñoz respondió que “los taludes del nuevo cauce del río Taquiña actualmente son inestables, la ocurrencia de un nuevo aluvión puede ser ocasionada de suscitarse precipitaciones intensas como las ocurridas en febrero”.

El SDC elaboró un perfil de proyecto de dos disipadores a ser construidos en el río Taquiña por el Servicio Departamental de Caminos (Sedcam) y que cumplirán la función de reducir la energía del agua y contener sedimentos.

PRESUPUESTO Debido a la gravedad de los hechos, se emitió una Ley de Emergencia y asignó 3.000.000 de bolivianos, de los cuales la unidad de Cambio Climático Riesgos y Desastres utilizó 499.539 bolivianos, un 32 por ciento .

Los restantes 2.500.000 de bolivianos son administrados por la Secretaría de Obras y Servicios cuyos trabajos se encuentran en licitación.
 

Finalmente, la primera vicepresidenta, Olivia Navarro, agradeció la presencia del equipo técnico y este abandonó la sala ante el reclamo de Beramendi que exigía que se queden porque consideraba que muchas preguntas no fueron respondidas.
 

Situación 
 

Los últimos años, la fenómenos naturales golpearon a la población y comunidades de la Llajta.
 

Datos
 

En cuatro años

En 2015, 12 municipios pidieron declaratoria de emergencia; en 2016, 40 municipios; en 2017, 35 y en 2018, 30.

La mayoría de los municipios estuvo afectada por las heladas, sequías, inundaciones y, deslizamientos.

Sin incendios

La asambleísta Lizeth Beramendi observó que en el informe de casos de desastres atendidos, la Gobernación no haya incluido los incendios en el Parque Nacional Tunari habiendo ocurrido quemas descontroladas en el Valle Alto y Cercado, particularmente en 2016.

La Gobernación hizo referencia a trabajos de limpieza en el Parque.

Presupuestos

En 2015 se asignó 2.500.000 de bolivianos, con un presupuesto adicional de 500.000, pero ee ejecutó 2.603.145, es decir el 86 por ciento .

En 2016, se asignó un total de 3.052.302 bolivianos, de los cuales se ejecutaron 94 por ciento .

En 2017, la asignación total llegó a 3.740.581 bolivianos habiéndose ejecutado un 65 por ciento .

La Gobernación explicó que no se compró una cisterna, por lo que el monto varió.

En 2018, se destinó 3.740.581 bolivianos de los que se ejecutó 724.088 bolivianos, es decir un 32 por ciento .

Emergencia

A Beramendi le llamó la atención la baja ejecución este año, más cuando se dictó una Ley de Emergencia, lo que faculta a contrataciones directas y sin necesidad de licitaciones. “Se supone que ante la urgencia se debe reaccionar rápido”,

Muñoz contestó que prefirieron hacer las convocatorias, de acuerdo a norma, para evitar problemas que ocurren en este tipo de licitaciones. 

/Opinión/