EL JET DEJÓ DEUDAS EN EL AEROPUERTO DE EL TROMPILLO Y EL GOBIERNO DEFIENDE LA ADJUDICACIÓN

Nadie sabe quién es su dueño, o por qué llegó  al país. Lo único certero que hay hasta el momento es que el  jet de lujo Super Mid-Size Gulfstream GIII, con placa de control N557 JK, que incautó el Gobierno y transfirió a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), dejó una deuda de unos Bs 50.000 a Aasana el Trompillo.

El dato lo confirmó una fuente que prefirió la seguridad del anonimato. La aeronave llegó hace casi un año a Bolivia, primero a Viru Viru y luego fue trasladado hasta el aeropuerto El Trompillo, en donde permaneció hasta ahora.

En ese tiempo acumuló deudas. “Pero hace tres meses pagaron Bs 33.000 a través de intermediarios y dejaron un saldo”, afirmó la fuente consultada por EL DEBER.

Más allá de las dudas sobre el porqué este jet valuado en $us 10 millones se ‘hospedó’ en el Trompillo, se pudo averiguar que la nave, antes de entrar a los cielos del país, fue utilizada para transportar estrellas de la música.

De acuerdo a un artículo del blog aeropuertocordoba.blogspot.com,  fechado en el 4 de noviembre de 2014, la nave fue usada para transportar a Luis Miguel, Daddy Yankee, Juanes y Shakira, en sus respectivas giras.

Defienden adjudicación

Y mientras las interrogantes crecen ayer el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, afirmó que el Gobierno cumplió con la norma vigente en el país para la adjudicación de la aeronave y al mismo tiempo reveló que se decidió transferirla a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), debido al costo que conlleva su mantenimiento y operación.

“No hay nada que pueda ser calificado como ilegal, la normativa permite que la Aduana adjudique al Ministerio de la Presidencia artículos incautados y, a su vez, el ministerio adjudique a otra entidad pública”, explicó en conferencia de prensa la autoridad.

A su turno, el diputado opositor Rafael Quispe anticipó un pedido de informe a la Aduana para que explique la forma de adjudicación gratuita del avión al Ministerio de la Presidencia y por qué no se remató el bien.

Consideró extraño que no se monetizara dicha incautación como sucede con otras mercancías que son subastadas. 

Los datos oficiales dicen que la nave fue decomisada por delitos vinculados al contrabando. Más allá de eso todo es un misterio.

Registro
Según la matrícula N557JK, el Gulfstream de 21 asientos pertenecería al Bank of Utah Trustee de Salt Lake City de acuerdo a registro de la Federal Aviation Administration de EEUU. 

Fabricación 
Realizando un rastreo de la matrícula se evidencia que el avión fue fabricado en 1982 a un costo de $us 37 millones. La aeronave brindaba servicios a clientes corporativos de la empresa Global Exec Aviation con sede en Long Beach (California). Solo se fabricaron 202 aviones.

EL DEBER