UNA JOVEN DE 19 AÑOS PERDONA A SU EXPAREJA Y ÉSTE ACABA CON SU VIDA

La víctima de feminicidio, en su domicilio de la zona de Tamborada B. | Los Tiempos

 

El perdón de Maeba Quispe Ortiz (19) hacia su agresor y la forma “irregular” en la que la Fiscalía y la Policía permitieron el cambio de la tipología del delito —de intento de feminicidio a violencia intrafamiliar—, fueron las causas para que ella perdiera la vida de la forma más cruel el pasado lunes.

Félix Sejas Hinojosa (34) estaba en la cárcel de El Abra desde 2015, en un principio acusado de intento de feminicidio porque agredió a Maeba cortándole los glúteos y las piernas. Sin embargo, después de dos años, esta personas —ahora prófuga— se acogió a un proceso abreviado porque al final fue acusado por violencia doméstica.

Una vez fuera de la cárcel, Maeba lo perdonó y volvieron a vivir junto con sus pequeños hijos, quienes eran testigos de las agresiones. Pero esta vez la mujer perdió la vida el lunes en la noche.

La secretaria de Desarrollo Humano de la Alcaldía de Cercado, Andrea García, indicó el Ministerio Público no podía haber cambiado la tipología del delito. “Es un hecho irregular en el que están involucrados policías y fiscales. Las autoridades nacionales deben hacer algo. Nosotros estamos analizando la situación para iniciar acciones legales”, dijo.

Después de quitarle la vida a la joven madre, en su domicilio de la zona de Tamborada B, Sejas Hinojosa huyó del lugar.

Cuando el agresor cortó el cuerpo a Maeba, ella sólo tenía 16 años. En esa ocasión, también la había encerrado en un cuarto, del que ella logró escapar días después y salvó su vida.

Pero, inmediatamente después de esa agresión, ella lo perdonó e indicó a la Policía que ella se había causado las heridas y no puso la denuncia; pero como era menor de edad la madre continúo con la querella. Su familia y su progenitora trataron de separarla de Sejas Hinojosa, pero ella no los escuchaba; por el contrario, procreó dos hijos con el agresor mientras éste estaba en la cárcel de El Abra.

Ahora sus hijos, una niña de un año y medio y un bebé de cinco meses, quedaron a cargo de la familia materna.

El lunes, el hermano de Sejas Hinojosa llamó a la Policía para denunciar la muerte de su cuñada. Los familiares del agresor indicaron que no escucharon ningún ruido raro esa noche, informó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, Luis Choque.

El funcionario policial no supo explicar por qué razón el acusado fue liberado de la cárcel. La madre y el hermano del agresor fueron detenidos con fines investigativos.

Quinta víctima

Maeba es la quinta víctima de feminicidio en el departamento y los intentos de feminicidio superan la decena.

García explicó que la familia de la mujer es de escasos recursos, por lo que ayer realizaron una colecta para comprarle el ataúd y se estaba gestionando un nicho en el Cementerio General para enterrar el cuerpo de la mujer.

Ayer se realizó el velorio en Villa México y hoy podría realizarse el entierro.

En Bolivia,  siete de cada 10 mujeres sufren de violencia de todo tipo, siendo la física y psicológica las más frecuentes.

A diario se reportan entre 10 y 12 denuncias.

 

“Es un hecho irregular en el que están involucrados policías y fiscales, no se puede cambiar la tipología del delito”

 

LA VÍCTIMA ESTÁ EN GRAVE RIESGO

La representante de Alianza Libre Sin Violencia, Mónica Vayá, indicó que los procesos de violencia hacia la mujer se concentran sólo en el proceso y no brindan protección a la víctima.

“Nos concentramos en el proceso y no en protección a la víctima, en acciones preventivas de que vuelva a sufrir hechos de violencia, no hay concepción de que la víctima de violencia está en grave riesgo”, dijo.

Explicó que hay debilidad y no funciona el proceso de denuncia de violencia. “Las instancias que deben prestar ese servicio tienen un profunda debilidad, se limitan a presentar la denuncia y no a hacer acompañamiento a la víctima, lo que podría marcar la diferencia”, indicó.

/Los Tiempos/