Por falta de agua en edificios fijan horarios y compran de cisternas

ALGUNOS EDIFICIOS SITUADOS EN LA ZONA NORTE DE LA CIUDAD DE COCHABAMBA. NOÉ PORTUGAL

 

Marco Sandóval vive en un edifico situado cerca de la plazuela de Cala Cala. Por la baja en los caudales del pozo que abastece del líquido, se fijaron horarios para la entrega. Además, tiene tachos en la cocina, “por si el agua faltara por más tiempo”.
 

En el edificio de Erick Ovando, también en la zona de Cala Cala llaman a los carros cisterna casi cada día, por motivos similares.

Determinados horarios para la distribución, uso de agua de carros cisterna que deriva en incrementos por el servicio y acumulación en tanques son algunas medidas a los que los vecinos que habitan edificios se someten, en la zona de Cala Cala, al norte de la ciudad de Cochabamba.

Los habitantes de estos inmuebles cuentan, en buena parte, con pozos propios. Sin embargo, perciben que los caudales bajaron.

Ovando manifiesta que el problema se da principalmente en los edificios antiguos, porque “cuando se construye un edificio nuevo tiene un pozo más grande y afecta a otras fuentes cercanas”.

Sostiene que los efectos de la baja de caudales les obliga, en el edifico Cala Cala, a comprar de cisterna casi a diario.

“El pozo ya no abastece porque ha bajado el nivel freático”.

Explica que de las conexiones del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) reciben agua “al azar”, porque no hay días específicos para la distribución.

“A veces llega lunes y viernes, pero, a la otra semana nos dan solo un día”.

Sandóval dice que donde vive solo hay agua de pozo y para evitar dificultades tienen horarios de suministro, de 5 a 9 de la mañana; de 11 a 3 de la tarde y de 6 a 11 de la noche. “Además, tengo un tacho, para una reserva, por si acaso. Algunos vecinos tienen tanques pequeños en sus departamentos”.

En un edificio situado en la avenida América el pozo se secó hace un par de años. La encargada, que prefirió no dar su nombre, explica que “el agua es poca y, a veces, sale turbia, por lo que solo se utiliza para regar”.

Ahí, no tienen conexiones de Semapa y solo se abastecen a través de carros cisterna. Cuando el pozo funcionaba, los vecinos no pagaban por el consumo, ahora hay un costo específico por persona.

En la avenida Villarroel, el conserje del edificio Torre Mónaco, Rubén Aguilar, describe que hace un mes hubo problemas por la disminución del agua que reciben de Semapa para las 28 familias que viven ahí. No cuentan con pozo. “Compramos de cisterna para llenar el tanque”.

En Barceló, calle Huallparrimachi, también tienen como fuente a Semapa, para 50 departamentos.

El conserje Gabriel Jaita manifiesta que hace unas semanas “no salía agua” y fue necesario comprarla.

“El anterior mes ha salido caro (el costo por el suministro), porque comprábamos de cisterna, llamando una o dos veces a la semana”.

En San Gabriel, situado en la avenida América, tienen dos fuentes fijas, un pozo y Semapa, según el conserje Fernando Patiño.

“Hace unos 15 días hemos comprado dos veces de cisternas. Semapa envía dos veces a la semana y ya no abastece. Hay 24 departamentos y una tienda y el pozo da poquito. Carga solamente la cuarta parte en toda la noche”.

De los nueve edificios visitados, en tres manifiestan que no tienen problemas con el abastecimiento de agua. De estos uno tiene suministro solo de Semapa y los otros dos tienen pozos y también el servicio municipal.

Se identificó que hay vecinos que, al no estar mucho tiempo en los departamentos, no sienten la falta de agua.

LOS COSTOS Los gastos por el consumo de agua varían, dependiendo de la compra o no de carros cisterna.

En los edificios donde fijaron horarios y solo tienen pozo pagan por el líquido un monto incluido en las expensas.

En otros casos, el pago sube en 10 bolivianos, de 70 a 80 en el mes.
 

Algunos vecinos llegan a triplicar el pago, de 50 a 150. Hay quienes pagan por persona.
 

Restricción
 

La dotación en menores caudales de agua obliga a los habitantes de edificios a asumir el racionamiento o pagar más.
 

MARCO SANDÓVAL UTILIZA AGUA EN SU DEPARTAMENTO EN HORARIOS DETERMINADOS. NOÉ PORTUGAL

Tres fuentes abastecen  del líquido
 

El gerente del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa), Gamal Serhan, manifestó que la mayoría de los edificios tiene tres fuentes, Semapa, pozos propios y los carros cisterna.

Aclaró que esos usuarios no tienen ningún tipo de trato preferencial.

“La red de distribución es la misma. Se les dota de agua en los mismos horarios y turnos que cualquier vecino. En la medida que vayamos incrementando el caudal de distribución, es posible que los edificios disminuyan la compra de agua de cisternas”.

El subalcalde de la Comuna Adela Zamudio, Alberto Arze, explicó que en la mayoría de los edificios en Cala Cala, Queru Queru y Aranjuez hay pozos.

“La sobreexplotación posiblemente está generando que los pozos poco profundos generen menos agua que antes”.

Arze informó que no se registraron denuncias.

En la actualidad, Semapa distribuye en la ciudad, según el Gerente, un caudal de 900 litros por segundo, de los cuales 430 con de Misicuni y 470 de las otras fuentes. “En diciembre, incrementaremos entre 400 a 500 litros por segundo adicionales”.

(Opinión)