PASAJEROS DEL EJE METROPOLITANO CUESTIONAN CALIDAD DEL TRANSPORTE

Usuarios en la línea de micro “Q”, en Colcapirhua.Foto Los Tiempos/| Martín Numbela

 

A dos años de la presentación del Plan Maestro de Movilidad Urbana Sostenible para el Área Metropolitana de Cochabamba (Pmmus), que instó a los gobiernos subnacionales a mejorar el transporte masivo de los 1,9 millones de pasajeros que se desplazan en eje metropolitano, los usuarios consultados por este medio reportaron que persisten las condiciones precarias del servicio público.

De los 1,7 millones de personas que habitan la región, el 55 por ciento se moviliza en transporte público. Además, el 70 por ciento de los usuarios realiza por lo menos un viaje al día. Cercado es el municipio con mayores desplazamientos con el 64 por ciento.

Los usuarios de los municipios de Sipe Sipe, Vinto, Quillacollo y Cercado coincidieron por separado al afirmar a Los Tiempos que el maltrato de los conductores es el factor más crítico en el servicio público.

Los transbordos en ciudades intermedias, el incremento “arbitrario” por horario nocturno, la escasez de unidades en horas picos y la “no devolución” del cambio, fueron otros elementos observados.

Los usuarios de transporte público de Sipe Sipe contaron que tardan un promedio de una hora y media para trasladarse hasta la ciudad de Cochabamba, con un transbordo en Quillacollo, ya que no existe un servicio público directo.

Aunque el costo del pasaje hasta la plaza Bolívar de Quillacollo es de 2,40 bolivianos, los ciudadanos indicaron que los choferes no les devuelven el cambio. Lo mismo ocurre en el tramo Quillacollo-Cochabamba.

“Nuestros hijos son universitarios y van a sus clases a estudiar y para retornar no hay ya transporte, hay veces que pasan clases en la universidad hasta las 22:00 o 23:00 de la noche. Obligado tenemos que ir a recoger o sino mandar taxi”, explicó Félix Coca.

Mientras tanto, Luis Colque añadió que las únicas dos líneas de transporte público que conectan a Sipe Sipe con Quillacollo reducen la frecuencia del servicio a partir de las 21:00.

Debido a ello, detalló que las únicas maneras de retornar a sus hogares en horario nocturno es en taxi, con un costo de 25 a 30 bolivianos, o contratando entre varias personas un trufi. El costo del pasaje se eleva hasta los cinco bolivianos por pasajero.

Un recorrido realizado, el sábado, por Los Tiempos desde la plaza principal a la Bolívar de Quillacollo tomó 38 minutos. Un hecho a resaltar es que el chofer del minibús no devolvió los 10 centavos de cambio. En un día a la semana se demora 45 minutos en horas pico. Similar tiempo se tardó en llegar al centro de la ciudad.

Mientras tanto, Gabriela Castro, de Vinto, afirmó el sábado que esperó 40 minutos para abordar un coaster de la plaza Bolívar para luego trasladarse a la plazuela Colón de Cochabamba.  Indicó que igual hace transbordo para retornar a su hogar.  “Un servicio directo desde Vinto a Cochabamba nos facilitaría enormemente la vida. Gastamos más, sólo por vivir más lejos”, señaló.

Un panorama similar experimentan los vecinos de Sacaba, aunque hay líneas de trufis que unen su municipio con Cercado.

“El trato de los choferes es lo más crítico”, si no tienes tu carnet de estudiante te cobran 2,50 bolivianos”, dijo Sonia Mamani de Villa Obrajes.

Finalmente, los usuarios  consultados calificaron el estado de los trufis y micros como aceptables y el servicio global como regular.

 

DATOS

Tren metropolitano no resolverá problemas. Anteriormente el representante de la Asociación de Ingenieros Eméritos (Asieme), Gonzalo Maldonado, señaló que el tren metropolitano sólo beneficiará al 10 por ciento de los pasajeros.

Casi dos millones de viajes al día. El diagnóstico del transporte de 2016 reveló que en la metrópoli se realizan  un promedio de 1,9 millones de viajes al día.  

Parque automotor  supera los 20 años. El 62 por ciento de vehículos tiene una antigüedad de 18 y 28 años. El 18 por ciento está por los más de 29 años.

 

ANÁLISIS

Juan Vargas. Economista CAF

“El 23 por ciento de los paceños está insatisfecho por la calidad del servicio de transporte”

Se ha identificado que el paceño promedio tarda un promedio de 42 minutos en llegar desde su casa hasta su trabajo en un solo trayecto.

Este es el costo en promedio para las ciudades de América Latina.

En Bogotá, ese mismo trayecto tarda un promedio de 54 minutos, frente a los 25 minutos de urbes como Montevideo. En este sentido, La Paz es una ciudad promedio en la región. En La Paz, el 23 por ciento, casi uno de cada cuatro, de los usuarios está insatisfecho con la calidad del servicio de transporte público.

La cifra puede parecer grande, pero es mucho menor en relación a otras ciudades como Bogotá o Panamá.

En Bogotá la taza de insatisfacción alcanza el 40 por ciento.

Las ciudades de América Latina y en particular de Bolivia van a seguir experimentado incrementos en la taza de urbanización.

/Los Tiempos/