Diez cosas que se deben hacer para preparar a las jóvenes para la pubertad

El educador sexual Al Vernacchio entra en la sala disfrazado de superhéroe. Lleva una camiseta azul con el mensaje "pow" estampado en el pecho y con un montón de estrellas de color amarillo brillante. Lleva una máscara azul y una capa.

No, no se trata de Comic-Con, aunque podría parecerlo. Vernaccio está en medio de una conferencia profesional orientada a educadores sexuales y está a punto de presentar un plan de estudios sobre la pubertad.

Precisamente un estudio publicado a principios de este año muestra que las niñas no se sienten preparadas para la pubertad. A consecuencia de eso, sus vidas están marcadas por experiencias negativas. Vernacchio "No se anima a las mujeres jóvenes a hablar de sus cuerpos, ni a conocer sus cuerpos ni a experimentar con ellos. Todo el mundo espera que, cuando un niña entra en la pubertad tiene que saberlo todo".

(iStock)

(iStock)

Hay una preocupación similar en torno a la pubertad. Según él, tenemos que empezar mucho antes. Muchos de nosotros, padres y educadores, prestamos atención a la idea de que la educación sexual debe ser un proceso de vida. Pero, en realidad, no enseñamos lo suficiente a los niños antes de su pubertad. Debido a que esperamos tanto tiempo para empezar a hablar de la sexualidad de nuestros hijos, los padres tienden a estar tan desorientados como sus propios hijos. "Los padres esperan hasta que ven los signos de la pubertad", comenta Eva Goldfarb, una educadora sexual. "Pero si no tienes ninguna conversación hasta "el momento", esa charla no va a ir a ninguna parte", confiesa.

Cuando pensamos en preparar a nuestras hijas para la pubertad, los efectos pueden ser varios. Por un lado, si no tienen el conocimiento que necesitan sobre su cuerpo y cómo funciona, puede suponer un shockpara ellas. "Sobretodo si no están emocionalmente listas pueden experimentar algo no deseado, extraño o aterrador", comenta Cory Silverberg, educadora sexual y autora de Sex is a Funny World (El sexo es un mundo divertido).

Aquí hay 10 formas en las que las madres pueden ayudar a sus hijas para la pubertad.

(iStock)

(iStock)

Haz tu tarea. "Si la madre no tiene la mejor experiencia en la pubertad, entonces es probable que tenga que hacer algún trabajo por adelantado. Creo que está bien que las madres digan que están nerviosas por esta conversación y por compartir experiencias de su propia vida que, tal vez, no son positivas, pero que les puede dar la perspectiva de "eso no es lo que quiero para vosotras"".

Pon un buen ejemplo. "La forma en la que actúas les da a tus hijos un sentido de lo que piensan y creen acerca de la sexualidad", admite Debra Hauser, presidenta de Advocates for Youth, uno de los grupos que están tras los videos de AMAZE. "¿Cómo interactúas con tu pareja o cónyuge cuando encuentras a tu hija de tres años tocándose a sí misma por placer? ("No hagas eso" o "No lo hagas en público"). Cada uno envía un mensaje diferente".

Busca la manera de comenzar la conversación. "Podemos preparar a los niños para el cambio a cualquier edad", comenta Silverberg. "Debes buscar momentos para hablar sobre cómo cambian los cuerpos. Comienza a sembrar esas semillas". Un ejemplo que da Silverberg es hablar de cómo cambian los abuelos y luego vincularlo a cómo cambia el cuerpo de todo el mundo.

(iStock)

(iStock)

Utiliza otros recursos. Muchos de los educadores citados en esta historia mencionan los videos de AMAZE y recursos similares a través de internet. Otros utilizan libros, diagramas de televisión e incluso las noticias como punto de partida para una conversación sobre la pubertad, las relaciones y la sexualidad."Independientemente de la reacción que obtengas, ellos te están escuchando y aprecian que lo intentes", agrega.

Asegúrate de que es una conversación de dos vías. "Establece una dinámica entre tú y tu hija porque no se trata solamente de dar información de expertos", advierte Silverberg. "Debe entenderse que van a hacer preguntas y tú vas a estar haciendo preguntas", remarca.

No hagas suposiciones. "Habla acerca de cómo se ve la pubertad en los niños. Evita suposiciones acerca de cómo y quién va a ser tu hija".

Asegúrales que son normales. Thea Eigo, estudiante de segundo año de secundaria y de 15 años de edad que está en el consejo juvenil Advocates for Youth, dice que una de las mejores cosas que su madre hizo fue hablar de los cambios de la pubertad como algo normal. "Tengo una hermana mayor y ella y mi madre siempre estuvieron abiertas a hablar de estas cosas", recuerda. "Cuando empecé a entrar en la pubertad, no era extraño para mí. Había crecido escuchando sobre los períodos y el afeitado", dice.

(iStock)

(iStock)

Mantente positiva. Vernacchio utiliza el marco de los superhéroes para que sus estudiantes se sientan poderosos y no impotentes. "Pero incluso si la parte del superhéroe no se conecta contigo o tu hija, todavía puedes hablar de la idea de la pubertad como algo poderoso", comenta. Él recomienda que las madres hablen con sus hijas sobre las mujeres a las que admiran. "Una de las cosas que hacen que todas estas mujeres sean tan sorprendentes es que han vivido un proceso de pubertad que les ha permitido tener grandes habilidades. Creo que cualquier modelo que estés usando puede ser importante para ver que la pubertad puede ser un proceso positivo, emocionante y potenciador", subraya.

Advierte sobre el sexismo. "No advertimos a las mujeres jóvenes que si se mueven por el mundo como una mujer serán tratadas de forma diferente", explica Silverberg. "Si no se lo decimos luego empiezan a experimentarlo y piensan que son solo ellas o que han hecho algo malo", manifiesta.

Estáte allí. "El mensaje más importante que puedes darle a tu hija es que eres una madre o un padre a quién se le pueden preguntar cosas y que estás allí para ellos. Que la amas incondicionalmente", revela. "Es importante que las niñas sepan que tienen un espacio para ir si es necesario", manifiesta Eigo. "Es mejor tener un momento incómodo que no saber cómo abordar el tema en absoluto", subraya