DOS HIPÓTESIS RESPECTO A EXPLOSIÓN EN ORURO

Dos hipótesis se manejan respecto a la explosión ocurrida durante el sábado de carnaval en Oruro y las investigaciones policiales avanzan para dar con la verdad de los hechos ocurridos, después de lamentar la pérdida de ocho vidas y 47 heridos.

Por un lado, la versión conocida que da cuenta que el motivo fue la mala manipulación de una garrafa de gas licuado perteneciente a un puesto de comidas en la esquina Backovic y avenida del Ejército, a sólo unos metros de la ruta por donde pasaban los bailarines.

Algunos testigos relataron que una mujer preparaba chicharrón de pollo en la esquina mencionada cuando el fuego de su hornilla hizo contacto con el aceite y se expandió, lo que habría ocasionado la explosión de la garrafa.

Ayer surgió la expresión del gremio de los comerciantes de comida que rechazaron esta versión y pusieron en duda que la causa de la explosión fuera una garrafa de gas. También testigos del hecho dijeron a EL DIARIO que segundos antes de la tragedia, dos hombres (aparentemente mineros), habían tenido un altercado con las vendedoras y que resentidos y ebrios podrían haber activado un explosivo para vengarse de las vivanderas.

Ya que en el lugar de los hechos, luego se encontró mechas, que tal vez serían de dinamita. Por lo tanto, exigen una investigación profunda, porque se trataría de un atentado.

El comandante general de la Policía Boliviana, general Faustino Mendoza, desvirtuó que la gran onda expansiva se hubiera amplificado por la existencia de dinamita en el lugar del siniestro. “No conozco que existiera dinamita” respondió ante una consulta periodística e insistió que “todo hace ver que el hecho tuvo origen en desperfectos en la conexión del sistema de provisión del combustible de la cocina que se utilizaba en un puesto de venta de comida”.

En horas de la noche, mientras se efectuaba el velatorio de las víctimas, la mayoría perteneciente a la familia Gutiérrez, dolientes impidieron el acceso de los medios de prensa y se negaron a dar mayor información.

El Ministerio de Salud y la Gobernación de Oruro acordaron asumir los gastos de curación de las personas heridas sin seguro médico, mientras que nueve pacientes fueron trasladados a esta ciudad para ser atendidos en especialidades. Los lesionados están en Tórax, Instituto de Oftalmología y al Hospital Arco Iris por distintos motivos, sobre todo efectos en los ojos y el rostro. Otros ocho ya fueron dados de alta.

EL DIARIO