POLICÍA CAPTURA A DOS SINDICADOS POR LA MUERTE DE JESÚS Y CARLA; HAY AÚN UN PRÓFUGO

Mikaela León y Renzo Cáceres fueron capturados en la zona de Miraflores la noche de este viernes. Foto: Dennis Luizaga

 

La Policía Boliviana aprehendió la noche de este viernes a dos personas sindicadas de la muerte de Carla Bellott y Jesús Cañisaire, la pareja que desapareció en Año Nuevo en la discoteca Planta Baja de La Paz. Existe aún una persona prófuga por este caso

Mikaela León Fernández y su esposo Renzo Cáceres fueron aprehendidos en inmediaciones del estadio Hernando Siles de la zona de Miraflores en La Paz. Mientras que Eliot León Fernández es buscado por la Policía.

“La Policía ha trabajado de manera técnica y de manera vehemente podemos afirmar que son los responsables, cómplices y coautores en la muerte de las personas. Tenemos como prófugo al señor Eliot León, quien es uno de los partícipes responsables de los vejámenes sexuales”, afirmó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, coronel  Jhonny Aguilera.

Cerca del mediodía se hallaron los cuerpos de la pareja a 150 metros al interior de una bóveda del río Orkojahuira en el entorno de Villa Fátima. Según el examen externo murieron asfixiados y presuntamente hubo una agresión sexual contra la mujer.

Durante la tarde de este viernes se realizó el examen forense, el fiscal Departamental de La Paz Edwin Blanco informó que la causa de la muerte en el caso de Carla fue por edema cerebral,  hemorragia cerebral, Traumatismo Encéfalo Craneal (TEC). Mientras que Jesús murió por hemorragia cerebral, fractura de huesos craneales y TEC abierto.

La data de muerte, una información que determina aproximadamente el tiempo transcurrido desde el momento del deceso, no coincide en los dos exámenes. En el caso de Jesús, el tiempo estimado es de 14 a 19 días mientras que para Carla el cálculo es de entre 7 a 10 días.

Según la investigación policial, el 1 de enero los miembros de la familia León Fernández ingresaron a la discoteca Planta Baja y habrían conocido a la pareja a la que invitaron a continuar bebiendo en su domicilio del barrio San Simón en el entorno de Villa Copacabana.

“En algún momento Jesús pierde la conciencia producto del influjo del alcohol, momento que fue aprovechado por los hombres de este grupo: Israel, Eliot y Renzo para efectuar un acto de vejación sexual”, precisó el director de la FELCC

Ante ese evento, Jesús reacciona e inmediatamente le propinan un golpe en la cabeza provocándole una hemorragia. Los presuntos delincuentes usan algún elemento constrictor, presumiblemente fierros de construcción y cinturones para asfixiar a Carla y tratar de eliminar la  evidencia. 

/La Razón/