ADIÓS DAKAR 40: UN RESFRÍO VENCE AL LOBO DEL DESIERTO

Wálter Nosiglia se despidió el lunes del Rally Dakar 40, en la etapa 10 de la competencia que ayer se corrió por Argentina. Foto: Team Nosiglia

 

La aventura del Rally  Dakar terminó para Wálter Nosiglia. El representante nacional en cuadratracks tomó la determinación de dejar la competencia,   por los problemas de salud   desde las primeras jornadas de la prueba. “Me esforcé lo más que pude”, dijo el corredor en el vivac de Belén en Argentina.

El Lobo del Desierto se vio afectado por un fuerte resfrío. La fiebre mermó físicamente al deportista nacional que estaba entre los 10 mejores de su especialidad, en una competencia internacional   que fue dura desde el inicio en territorio peruano.

Durante el descanso en Salta, el corredor había manifestado que la mejoría en cuanto a su estado de salud era mínima.  Reconoció que no estaba al 100% de sus condiciones y que corría por el gran apoyo que recibió por parte de la afición nacional cuando la prueba estaba en territorio boliviano.

Ayer en la mañana,  Nosiglia se presentó en el punto de partida. A pesar de la fiebre los más de 40 grados de temperatura emprendió el recorrido hasta Belén, pero luego de la neutralización tomó la decisión de bajarse del cuadratrack y abandonar la prueba;  ya no largó en la segunda parte de la especial.

“Me esforcé lo más que pude, pero ya no podía más. Agarraba el ritmo por 30 o 40 kilómetros, pero luego tenía que bajar porque el físico ya no daba”, comentó el piloto argumentando su determinación.

Explicó que no se encontraba en condiciones de realizar una buena competencia como para ganar posiciones y que su objetivo, antes de abandonar, sólo era el de mantener la posición que había alcanzado en las ocho primeras etapas.

Su mejor registro en el Dakar 2018 lo logró en la octava etapa, cuando concluyó la jornada en la octava posición con un registro de 7 horas, 21 minutos y 20 segundos. 

En la clasificación general se encontraba en el décimo lugar,  con un tiempo de 39h36’17” a 5h43’14” del chileno Ignacio Casale, quien se mantiene en la primera posición. 

“Quería llegar a la meta pero no pude. En la largada de la prueba tenía fiebre”, remarcó el deportista boliviano.


El catarí  Nasser Al-Attiyah se luce en la ruta por Argentina. 
Foto: AFP

Nosiglia añadió que no parará de correr, por lo que el siguiente año estaría confirmado en el Rally Dakar. No quiso hablar de revancha porque considera que lo hecho hasta el momento es bueno y apunta a mejorar su rendimiento en la prueba más dura del planeta.

Por el momento el mejor registro del chuquisaqueño en un Dakar es el tercer lugar que consiguió en la competencia que se desarrolló en  2015.

Fabricio Fuentes será operado  en Santa Cruz
Fabricio Fuentes será operado hoy en  la mañana en una clínica de Santa Cruz debido a que tiene un coágulo que está comprimiendo la médula y abarca cuatro vértebras. “Se le hará una cirugía abierta para sacar ese coágulo y estabilizar las vértebras fracturadas con tornillos”, dijo su esposa Claudia Quevedo a DIEZ.

Después de los estudios realizados, se confirmó que el chaqueño tiene seis vértebras lastimadas entre fisuradas y fracturadas.

Además del problema de las vértebras, Fuentes sufrió múltiples fracturas en dicho accidente: tibia y peroné de la pierna izquierda, un hueso del pie, tres costillas, el omóplato y perdió tres piezas dentales.


El corredor   Martin Kolomy, ayer en la  décima etapa. 
Foto: AFP

En tanto, con el abandono de Wálter Nosiglia en la décima etapa del Dakar, quedan seis representantes nacionales en la prueba, en la cual la mitad del equipo boliviano abandonó el evento por diferentes factores y    accidentes.

Daniel Nosiglia, Hernán Paredes, Leonardo Martínez, Marco Bulacia, Rilver Vásquez y Luciano Pérez son quienes siguen el camino hasta Córdoba, punto final de la edición 40 de la competencia. 

Abandonaron Danny Nogales, Fabricio Fuentes, Wálter Nosiglia Jager, Suany Martínez, Juan Carlos Salvatierra y el mayor de los Nosiglia.


“Estoy contento por la decisión que tomó porque estuvo mal durante varios días, tuvo que ser algo fuerte,  un malestar duro para que él abandone”, señaló Daniel Nosiglia sobre la decisión que tomó su padre en la jornada de ayer.

/La Página 7/