VIVIENDAS DE YURACARÉS AFECTADAS POR DESBORDE DE RÍO EN CHIMORÉ

El desborde del río Chapare provoca deslizamiento de tierras y daña las viviendas de los yuracarés. | Los Tiempos/Daniel James

 

Por tercera vez en menos de una semana, Ramiro Castellón y su padre trasladaron su pequeña casa de madera unos metros más alejados del borde de la riada. Después de tanto movimiento, la casa no tiene la apariencia de una: el techo se perdió y las maderas están fuera de lugar.

El joven respiraba profundo mientras armaba su morada, casi como un rompecabezas, pieza por pieza. “Con ésta ya es la tercera ocasión que nos mudamos. La lluvia vino por el desborde del río y cada vez está más cerca. Entonces, nos movemos”, dijo el comunario, quien vive en la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) La Misión, del municipio de Chimoré.

Su vivienda es una de las ocho afectadas que dejaron las lluvias que caen desde el pasado 25 de diciembre. Hace una semana, las moradas se inundaron por la crecida del río Chapare afectando al menos a 100 familias por TCO. Dos de las 23 comunidades de yuracarés fueron las más perjudicadas al encontrarse asentadas cerca al río. Aunque la situación se repite en los últimos cinco años, los trabajos de prevención y el presupuesto destinados a estos casos son escasos.

“Lamentablemente, cuando hay riada, nosotros somos los últimos en ser atendidos, no como los sindicatos que se apoyan inmediatamente”, protestó otro miembro de la comunidad, Pablo Orozco. En tanto, el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Alcaldía de Chimoré, David Mamani, informó que se realizó el relevamiento de pérdidas y que se declaró como “zona de desastre”. “Estas precipitaciones pluviales se han presentado desde Navidad y ya el viernes hemos hecho evacuación. Son nueve distritos, siete de zona colonizadas y dos son las TCO, en total 52 comunidades”, recalcó.

Al año, la UGR cuenta con 195 mil bolivianos, que sirven sólo para atención de desastres. La prevención no tiene fondos. Por esta razón, los comunarios se ven obligados a realizar trabajos para evitar la pérdida de la comunidad.


El desborde del río Chapare ocasiona el deslizamiento de tierras donde se ubicaban algunas de las viviendas de comunidades yuracarés. | Daniel James

“Salvar” la comunidad

Miguel Núñez duerme en una vivienda sin techo, según explicó, para estar “preparado” en caso de que deba trasladarse si el desborde llega a su casa. Cuando se le pregunta por qué los yuracarés no dejan sus tierras por otras alejadas del río, la respuesta es la misma: “Ésta es nuestra comunidad y queremos salvarla”. Ahora más que nunca el desborde del río se acerca a las viviendas y tres tuvieron que ser desalojadas.

“No podemos irnos, aquí están las casas, una escuela, canchas, tantas cosas que nos ha costados años gestionarlas”, destacó Núñez. En tanto, la TCO Remanzo, a la que se llega en un día y medio de viaje en barco, se encuentra totalmente inundada, pero los comunarios se resisten a irse.

El municipio mandó maquinaria pesada para ensanchar los canales y desviar el caudal del agua, aunque ésta es sólo es una medida paliativa.

Se requiere que Defensa Civil y la Secretaría de la Madre Tierra de la Gobernación designen recursos para muros de contención y gaviones.

Pérdidas de cultivos

Las inundaciones causaron la pérdida del 100 por ciento de dos granjas avícolas y 25 estanques de piscicultura, cada uno con 1.500 peces. Asimismo, fueron dañadas 3.218 hectáreas.

El comunario Ronald Hinojosa perdió dos hectáreas de banano. En cada una, invirtió 1.500 bolivianos y un año de espera.

“Es un año perdido, ahora vienen las clases y de dónde vamos a conseguir dinero para comprar materiales a nuestros hijos”, lamentó. Agregó que el plátano bajará de precio en un mes.

El responsable de la UGR anunció que se solicitaron herramientas y semillas para ayudar a las familias de productores, además de maquinaria pesada para despejar la zona.


Comunarios despejan un área para desviar las aguas del río Chapare. | Daniel James

ENVIARÁN BRIGADAS DE MÉDICOS

El comunario Pablo Orozco manifestó que se presentaron casos de conjuntivitis e infecciones estomacales, luego de las lluvias intensas.

Denunció que los médicos del centro sólo informan de algunos casos, cuando en realidad existen más familias con estas enfermedades. “Yo veo que están enfermos en mi comunidad, me comentan eso, y cuando pido informe a los médicos, no tiene relación con todos los que veo yo”, aseguró.

En tanto, el responsable de la UGR, David Mamani, explicó que, por el momento, será difícil ingresar a las comunidades más alejadas. “Vamos a esperar que baje el caudal y el miércoles enviaremos brigadas de médicos al lugar para atender a los enfermos”, apuntó.

 

44 VIVIENDAS SOCIALES EN PELIGRO

El cacique de la TCO La Misión comentó que existen 22 casas de material de ladrillos y otras 22 de madera que se encuentran en zonas de riesgo. “Ya hemos hecho varias intervenciones a la Alcaldía (de Chimoré) y no nos han dado importancia porque está desapareciendo y tenemos la posta de salud y viviendas sociales que están en peligro”, mencionó.

Por otro lado, el cacique Osmir Claros explicó que, con unos metros más de desborde, toda la comunidad podría perderse.

“Hay que ver de tomar acciones urgentes, porque por mucho tiempo las autoridades han descuidado el tema y no podemos dejar que la comunidad esté en peligro”, señaló.


Viviendas al borde de la riada en la TCO La Misión. | Daniel James

 

TESTIMONIOS

"Espero que esta vez nos den el apoyo suficiente porque el año pasado nos dieron alimento, pero no abasteció para todas las familias afectadas". Pablo Orozco. Comunario TCO La Misión

"195 mil bolivianos para la Unidad de Gestión de Riesgos es muy poco. Apenas abastece para atender desastres, en logística se nos va mucho". David Mamani. Responsable UGR Chimoré

 

"Ya son tres veces que nos estamos mudando por la crecida que nos ha perjudicado. Ahora estamos sobre el suelo e igual es peligroso". Ramiro Castellón. Comunario TCO “La Misión”

 

"No hay cómo no nos afecte el desborde del río Chapare. Hemos ido haciendo solicitudes de ayuda por tres años que no hubo apoyo". Miguel Ñúñez. Comunario TCO La Misión

"Debemos hacer gestiones porque si no caeremos en un desastre que afectará a 140 familias". Osmir Claros. Cacique TCO La Misión

/Los Tiempos/