Qué hacer para no enfermarnos del corazón

Durante septiembre, se conmemora el “Mes del Corazón” (iStock)

 

 

Infobae 23 de septiembre de 2017

La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en el mundo occidental y también en la Argentina; además es la enfermedad que ocasiona el costo económico global más elevado.

En el 80 por ciento de los casos está relacionada con la existencia durante mucho tiempo de los denominados factores de riesgo que suelen estar íntimamente vinculados a los malos o inadecuados hábitos de vida que, si son reconocidos y tratados, pueden revertirse.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, la tasa de mortalidad por enfermedad cardiovascular en Argentina (que incluye la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardíaca y el accidente cerebrovascular), fue de 206.44 cada 100 mil habitantes, representando el 34 por ciento de todas las muertes producidas en el país.

De acuerdo con el doctor Matías Deprati, especialista en Medicina Familiar y Preventiva y médico del Hospital Italiano de Buenos Aires, los factores de riesgo más importantes y que se pueden corregir adquiriendo hábitos saludables, son la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la diabetes, el consumo de tabaco, la obesidad y el sedentarismo.

 Una cantidad muy importante de la comunidad de nuestro país se encuentra en riesgo de presentar enfermedad cardiovascular

Por su parte, la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del 2013, reveló que cerca del 60 por ciento de los adultos presentan sobrepeso u obesidad, el 34 por ciento tiene hipertensión arterial, prácticamente el 30 por ciento tiene colesterol elevado, el 9.8 por ciento presenta diabetes y el 55 por ciento no realiza actividad física suficiente.

El estrés y la ansiedad atentan contra la salud cardiovascular (iStock)

El estrés y la ansiedad atentan contra la salud cardiovascular (iStock)

Qué hacer para disminuir el riesgo

Recientemente, investigadores del Hospital Johns Hopkins de los EEUU, publicaron un trabajo que demuestra que mantener hábitos saludables disminuye el envejecimiento de las arterias coronarias (que son las arterias que abastecen al corazón) y disminuye 80 por ciento el riesgo de muerte.

Los hábitos saludables que estos investigadores analizaron fueron:

-Mantener un peso adecuado (por debajo de un índice de masa corporal de 25).

-Hacer actividad física moderada (por ejemplo: 150 minutos semanales de intensidad mediana).

-No fumar.

-Mantener un plan de alimentación parecido a lo que se denomina "dieta mediterránea".

-La dieta mediterránea, entre otros compuestos, contiene una "grasa cardiosaludable" que se llama ácido alfa linolénico (ALA). Es un ácido graso omega 3 derivado de los vegetales que el ser humano necesita consumirlo a través de algunos alimentos de origen vegetal como el aceite de Chía o cómo suplementos nutricionales ya que el organismo no lo puede fabricar.

El ácido alfa linolénico actúa a través de varios mecanismos que llevan salud a las arterias y que impiden el desarrollo de enfermedad cardiovascular: aplaca la inflamación de los vasos sanguíneos, disminuye la generación de coágulos, tiene efectos anti arrítmicos y protege la pared de las arterias. Además, es bien conocido su efecto en disminuir el valor de los lípidos de la sangre como los triglicéridos, el colesterol total y el colesterol malo (LDL).

La dieta mediterránea es una gran aliada para cuidar el corazón

La dieta mediterránea es una gran aliada para cuidar el corazón

Estudios de la Universidad de Harvard encontraron que la ingesta de este ácido graso omega 3 (ALA) es protector del infarto agudo de miocardio, y sugieren que una dieta rica en ALA podría ser beneficiosa en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Dijo Deprati: "Otro de los derivados vegetales útiles en la prevención son los fitoesteroles que forman parte de las plantas. Son particularmente abundantes en los frutos, semillas, hojas y tallos de prácticamente todos los vegetales conocidos. Por este motivo, también están presentes normalmente en nuestra alimentación. No obstante la cantidad que se consume no es suficiente para lograr un efecto positivo sobre la salud".

El experto y Gerente Médico de Cuidados Primarios del Laboratorio Elea, agregó que cuando se consumen en abundancia proveen un efecto sobre la salud cardiovascular que está vinculado a la disminución de la absorción del colesterol en el intestino. "Por este mecanismo, la presencia de fitoesteroles en la alimentación o en los suplementos nutricionales puede ayudar a descender el colesterol malo hasta un 15%.".

Hoy en día hay suplementos nutricionales que combinan aceite de Chía Premium oil con fitoesteroles de alta pureza en cápsulas blandas de calidad farmacéutica -Deprati señaló que Fitochiacaps es el primero en el país-.

Contar con buenos hábitos de vida, contemplar un plan de alimentación variado y equilibrado, realizar actividad física regular que se pueda sostener en el tiempo, no fumar -o dejar de hacerlo- y mantener un peso adecuado, son las principales medidas para mantener saludable al corazón y las arterias.

Hacer actividad física a diario ayuda a disminuir los riesgos

Hacer actividad física a diario ayuda a disminuir los riesgos

Otras recomendaciones para  un corazón sano:

-Controlar periódicamente los factores de riesgo cardiovascular

-Realizar ejercicio físico

-Mantener un peso saludable

-Evitar el consumo de alimentos con alto contenido de grasas saturadas y calorías

-Incorporar alimentos ricos en omega 3 vegetal (Chía, lino, canola)

-Reducir el consumo de sal

-No fumar