BOMBARDEOS DE LA COALICIÓN EN SIRIA MATAN A 23 CIVILES DE UNA MISMA FAMILIA

AFP/Archivos / Una mezquita destrozada por bombardeos en plena operación militar de fuerzas gubernamentales contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Deir Ezzor, en el este de Siria, el 5 de noviembre de 2017

 

 

Los bombardeos aéreos de la coalición internacional que lidera Estados Unidos mataron el miércoles a 23 civiles de una misma familia en una aldea controlada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la provincia siria de Deir Ezzor (este), informó el OSDH.

"Al menos 23 civiles, entre ellos ocho niños y seis mujeres, murieron el miércoles de madrugada por los bombardeos realizados por la coalición dirigida por Estados Unidos contra una aldea controlada por el EI en la orilla oriental del río Éufrates", aseguró en un comunicado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Las víctimas, todas de una misma familia –primos y hermanos, con sus hijos— se escondían en una casa tras haber huido de los combates en un pueblo vecino.

El OSDH afirmó que los bombardeos fueron dirigidos por la coalición internacional, que apoya una ofensiva de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición árabokurda, en la orilla este del Éufrates en la región.

Deir Ezzor está ampliamente controlada por el régimen sirio que expulsó a los yihadistas de la mayor parte de esta provincia.

Un portavoz del ejército estadounidense declaró que se abrirá una investigación sobre las presuntas víctimas civiles y explicó que la colación solo ataca "objetivos militares válidos".

"Nuestro proceso de identificación fue sometido a reglas estrictas y desplegamos esfuerzos extraordinarios para proteger a los no combatientes", indicó el coronel Ryan Dillon por correo electrónico.

La coalición liderada por Estados Unidos no hizo comentarios inmediatos sobre el presunto incidente.

El miércoles, un portavoz de la coalición dijo que los combatientes despejaron con su apoyo seis kilómetros de territorio a lo largo de la orilla este del Éufrates en el último día.

El grupo yihadista ha perdido la mayor parte del territorio que ocupó en Siria y en Irak en 2014, después de una serie de ofensivas.

El gobierno iraquí y Rusia, que apoya a las fuerzas del régimen sirio de Bashar al Asad, declararon la victoria ante los yihadistas.

Decenas de civiles murieron en los bombardeos aéreos en la provincia de Deir Ezzor, donde operaron los aviones de la coalición, de Rusia y del régimen. Las aviaciones rusa y de la coalición fueron acusadas estos últimos meses de haber provocado muertos civiles.

Siria debería seguir la estela de Irak y anunciar próximamente la victoria ante el grupo EI, cuyos combatientes están huidos o escondidos en sus últimos sectores.

/AFP/