SIGUE LA OLA DE PROTESTAS CONTRA EL ABUSO POLICIAL Y EL RACISMO EN EEUU

AFP / CHANDAN KHANNA Un manifestante yace en el suelo en Minneapolis durante las protestas contra la brutalidad policial, el 31 de mayo de 2020

 

La indignación en Estados Unidos por la muerte hace una semana de George Floyd, un ciudadano negro, a manos de un policía blanco sigue viva y continúan las protestas, con algunos disturbios, pese a que muchas localidades impusieron un toque de queda el domingo.

En la capital Washington, se registraron disturbios en las inmediaciones de la Casa Blanca con algunos destrozos, fuegos encendidos por los manifestantes, banderas estadounidenses en llamas y muros pintados con consignas contra la policía.

En un momento en que el país enfrenta una ola de manifestaciones no vista desde la década de 1960, durante la lucha por los derechos civiles, queda para recuerdo la imagen de la Casa Blanca a oscuras y el presidente Donald Trump alojado en el búnker de seguridad.

Desde Nueva York a Los Ángeles, pasando por Filadelfia a Seattle, durante el fin de semana decenas de miles de estadounidenses salieron a marchar para denunciar la brutalidad policial, el racismo y las desigualdades que sufren las minorías.

Estas protestas se producen en un momento en que más de 100.000 personas han muerto en Estados Unidos por el nuevo coronavirus, y en que las medidas tomadas para mitigarlo han dado un fuerte golpe a la economía en un año electoral.

AFP / ROBERTO SCHMIDT. Protesta frente a la Casa Blanca, el 31 de mayo de 2020 en Washington, tras la muerte de un hombre negro, George Floyd, a manos de un policía blanco, en Minneapolis

La epidemia ha tenido un impacto devastador en la comunidad negra y algunos estudios muestran que esta población sufre una mortalidad hasta tres veces más que la de los blancos.

En Washington, la protesta comenzó el domingo con una marcha pacífica en la que cientos de personas marcharon desde la Universidad de Howard, un bastión de la cultura negra en Estados Unidos, hasta la Casa Blanca gritando "No puedo respirar", las últimas palabras de George Floyd.

Durante la noche --y pese a que la alcaldesa de la ciudad, Muriel Bowser, decretó un toque de queda a partir de las 23H00 locales-- se registraron algunos desórdenes.

Este lunes Bowser la medida fue prolongada por dos días más y adelantada cuatro horas, a partir de las 19H00, anunció Bowser.

En Filadelfia y en Nueva York y también en Santa Monica, un barrio acomodado de las afueras de Los Ángeles, hubo algunos saqueos.

En Minneapolis, donde se produjo la muerte de George Floyd, la jornada transcurrió con menos incidentes que las anteriores, después de que las autoridades desplegaran un dispositivo excepcional.

Sin embargo, el domingo un camión entró a calle donde se desarrollaba la manifestación --cuyo tránsito estaba cortado-- y avanzó a gran velocidad provocando miedo entre los presentes, sin que hubiera reportes de heridos.

En total más de 150 personas fueron detenidas por infracciones al toque de queda.

- Balas de goma -

AFP / Daniel SLIM. Varios grafitis dejados por manifestantes que protestan contra la violencia policial en Estados Unidos el 1 de junio de 2020 en Washington

El presidente Donald Trump condenó la muerte de Floyd, pero también se refirió a los manifestantes como "matones" y culpó a la "izquierda radical" de las movilizaciones y señaló a su probable rival en noviembre, el demócrata Joe Biden.

Una de las medidas adoptadas por el gobierno de Donald Trump fue designar al grupo antifascista Antifa como una organización "terrorista".

La difusión de las imágenes que muestran a Floyd en el suelo con la rodilla de un policía en el cuello rogando al policía que lo deje ir atizaron las protestas que se multiplicaron en más de 140 localidades.

En muchas protestas, los manifestantes se pusieron de rodillas, un gesto popularizado por los deportistas para denunciar la violencia policial que sufren los negros en Estados Unidos.

Varios videos mostraban a policías en Santa Cruz, California, Nueva Jersey y Michigan haciendo el mismo gesto para entablar un diálogo con los manifestantes.

Pero en otra docena de ciudades la tónica fue el despliegue de unidades antidisturbios y de efectivos de la Guardia Nacional. Esta respuesta de seguridad estuvo acompañada del uso de vehículos blindados para transportar a las tropas, el uso de gas lacrimógeno y balas de goma.

Los abusos policiales contra la población negra se repiten cíclicamente en Estados Unidos.

"Cada vez que lo pienso, tengo lágrimas en los ojos porque es como si viniera mi hijo desde su tumba para decirme todavía lo están matando", dijo este lunes a la cadena CNN, Gwen Carr, madre de Eric Garner, un joven que murió cuando un policía blanco lo ahorcó para arrestarlo en 2014.

- "Estamos cansados de que esto se repita" -

El exvicepresidente Joe Biden, que probablemente será el candidato de los demócratas para enfrentar a Donald Trump en noviembre, dijo el domingo que Estados Unidos "es una nación que está con dolor".

"Somos una nación enfurecida, pero no podemos dejar que nuestra rabia nos consuma", agregó Biden, que es el único contendiente del campo demócrata para enfrentar a Trump en las elecciones del 3 de noviembre, pero aún tiene que ser nominado formalmente en la convención partidista.

El agente procesado por la muerte de George Floyd, a quien se le imputaron cargos por homicidio involuntario, debía comparecer este lunes contra el tribunal, pero esta audiencia fue aplazada.

La familia de la víctima tiene previsto difundir este lunes los resultados de una segunda autopsia, que se esperan con expectación.

"Tenemos hijos negros, hermanos negros, amigos negros y no queremos que mueran", dijo en Saint-Paul a la AFP Muna Abdi, una manifestante negra de 31 años.

"Estamos cansados de que esto se repita, esta generación no lo va a permitir".

//AFP//