WILSTERMANN SE DESHIZO DE COLO COLO EN SU DEBUT POR EL GRUPO C DE LA LIBERTADORES

Foto: AFP.

 

Es un equipo de peso, y no está solo para participar, al contrario, está para competir. A Wilstermann no hay como faltarle el respeto en la Libertadores, cualquiera sea el rival. Peor aún si es en el estadio Félix Capriles, donde la noche del miércoles derrotó por 2-0 a Colo Colo, de Chile, en su debut en el grupo C del torneo internacional. En la serie están también Atlético Paranaense y Peñarol. Un día antes el brasileño venció al uruguayo por 1-0.

Las dudas sobre el nivel que muestra Wilstermann en el Apertura (es cuarto), quedaron en el olvido con el resultado ante uno de los gigantes de Chile y de Sudamérica, y que intentó complicarle la vida a los aviadores, pero ahí comenzó a pesar la experiencia de los Arnaldo Giménez, Edward Zenteno, Cristian Chávez y Ricardo Pedriel. Ellos trabajaron el partido, sin desesperarse, para llevarse los tres puntos de su debut copero.

En la previa se pintaba como un partido duro, y así fue. Los primeros acercamientos al pórtico de Josué Cortés fueron inofensivos, porque fueron desviados y no tuvieron la potencia necesaria. Chávez y Serginho desperdiciaron sus remates, y Paúl Arano, que sorprendió con su titularidad, tuvo las más clara a los 31’, luego de un centro de Chávez. El volante ofensivo se sorprendió con el balón y por ello definió sin potencia. El balón lo controló sin problemas Cortés.

Así se fueron al descanso. El aviador tuvo novedades a su vuelta a la cancha. El cambio de Jaime Arrascaita por Arano dio sus frutos, pues el rojo mejoró en tenencia del balón y el juego ofensivo fue más claro, pues hubo más espacios. 

Llegaron los goles

El planteamiento del Colo Colo en el segundo tiempo fue meterse más en su cancha para contragolpear. El aviador fue todo lo contrario salir más para liquidar pronto. A los 58’, se dio el gol local cuando Leonel Justiniano remató y el balón chocó en un rival para elevarse. Allí apareció la figura de Pedriel que siguió la trayectoria de la pelota para ganar en el juego aéreo y de cabeza vencer a Cortés. 

Allí se acabó la apuesta solo a defender del visitante. Debía salir más para buscar al menos empatar. Cambiaron los papeles y el que apostó a salir al contragolpe fue Wilstermann, y casi logra a los 63’ el segundo tanto por intermedio de Pedriel, que demostró que la chance de entrar al onceno la va aprovechar al máximo. El titular era Gilbert Álvarez, que se lesionó y recién volverá en más de un mes.

El aviador fue otro equipo en los últimos 25 minutos, tocando el balón de primera y atacando en los momentos precisos. Así llegó el 2-0, a los 94’, centro del ‘Pochi’ Chávez para que el recién ingresado Ramiro Ballivián gane de cabeza y estrelle el balón en el travesaño. En el rebote la pelota chocó en la espalda del arquero Cortés, que nada pudo hacer para evitar el autogol. Gran triunfo aviador, que demostró que la Libertadores es el torneo que lo agranda. Se viene otro rival de peso, será Peñarol, de visitante, el 11 de este mes.

//Diez.bo//