LA DEPRESIÓN CAUSA ENFERMEDADES CARDÍACAS, RESPIRATORIAS Y DIGESTIVAS

 

Es frecuente que se piense que las personas con enfermedades cardíacas, respiratorias o digestivas, sufren depresión a causa de estas. Pero podría ser justo al contrario, ya que un estudio ha determinado que el trastorno depresivo mayor puede ser la causa genética de 22 patologías distintas, lo que proporciona una valiosa información a los médicos que traten a un paciente depresivo, ya que estos profesionales deberían prestar atención a si presentan síntomas de afecciones como el asma o la gastroenteritis, para detectarlos y prevenirlos.

La investigación, llevada a cabo en la Universidad del Sur de Australia (Australia) ha encontrado una relación entre la depresión y una amplia variedad de enfermedades respiratorias, cardíacas y digestivas como el asma, la enfermedad coronaria, niveles elevados de colesterol, esofagitis, gastroenteritisinfecciones por E. coli y alteraciones del sistema urinario, entre otras, y que las personas con depresión tienen tasas más altas de estas patologías que la población general.

Se ha encontrado una relación entre la depresión y una amplia variedad de patologías respiratorias, cardíacas y digestivas como el asma, la enfermedad coronaria o la gastroenteritis

En el estudio, que se ha publicado en Molecular Psychiatry, se analizaron los datos de 337 536 participantes del Biobanco del Reino Unido, empleando un método llamado MR-PheWAS, que utiliza datos genéticos para detectar la relación causal entre la depresión y otras 20 enfermedades.

Las personas con depresión, población de riesgo de 20 patologías

Según los autores del trabajo, comprender la relación entre la depresión y estas enfermedades servirá para reducir su incidencia en las personas con este trastorno mental, ya que se les considerará pacientes con riesgo de desarrollarlas. Los investigadores también han destacado la importancia que tiene seguir una alimentación y un estilo de vida saludables para prevenir algunas de esas afecciones.

Elina Hypponen, del Centro Australiano para la Salud de Precisión, y directora del estudio, señala que las enfermedades gastrointestinales inflamatorias, o incluso hemorrágicas, que sufren muchos enfermos depresivos, quizás sean un efecto secundario de los tratamientos farmacológicos para tratar su condición mental, o la mayor incidencia de infecciones por E. coli que se dan en estos pacientes y que, de conocerse, podrían prevenirse.

//Webconsultas//